Los cimientos de una buena estrategia en redes sociales son los contenidos. Sin ellos, todo intento de captación, retención y venta serán fallidos.

El contenido es el alma para social media pues da a conocer tu marca, promueve las visitas en el sitio web, segmenta tu audiencia, genera un compromiso con los usuarios, logra identificar y atraer a futuros clientes y hace que los que ya están se queden. Gracias al contenido es que el público se puede enterar de tu marca, conocer su historia y estar al tanto de lo que haces, además de que genera muchas ventas.

Por lo anterior, es necesario implementar un calendario de contenido que facilitará el éxito en las redes sociales.

También llamado calendario editorial o agenda de publicación, el calendario de contenido es una planilla con fechas en donde se planea qué, cómo y cuándo se va a publicar en las redes sociales.

Definir a tu público:

El primer paso para la calendarización del contenido es definir el público meta. Determinar a quién va dirigido tu producto, dónde están, qué les gusta y qué necesitan.

Brainstorming:

Después de definir a tu público, el siguiente paso es hacer una lluvia de ideas sobre el contenido que se va a publicar. Se recomienda que a fin de mes se elabore una lista sobre la información que rodee a tu producto o servicio, que se hable de consejos, de problemas y soluciones, eventos próximos relacionados con el mercado, noticias importantes, entre otros temas.

Trazar temas:

Después de haber hecho el brainstorming, es hora de seleccionar los temas más relevantes y establecer el contenido de valor. Es recomendable escoger un tema central periódico ya sea semanal o mensual que se adapte a las fechas o eventos próximos en el entorno. Por ejemplo, si se acerca la Navidad, lo ideal es incorporar datos o información relevante que tenga que ver con esta celebración, sin olvidar el tema central que se ha elegido para compartir.

Gestionar el contenido:

Una vez realizado lo anterior es necesario volverlo concreto, es decir, plasmarlo en una plantilla de Excel en donde se detalle la hora exacta, el día, la semana el mes y lo que se vaya a publicar. Recuerda que es importante destacar el tipo de contenido que se va a publicar, así también como la cantidad de publicaciones diarias.

Es importante variar en el tipo de contenido que se comparte. No es recomendable utilizar siempre los mismos formatos sino alternar entre imágenes, videos en menor medida y texto, pero siempre cambiándolos.

Publicarlo:

¡Ya estás listo para publicar tu contenido! Ya sea que programes la publicación, lo que te ahorrará tiempo, o bien lo hagas manualmente. Una herramienta muy útil para gestionar y programar el contenido es Hootsuite, sin embargo existen muchas más. Averigua cuál es la que más se adapta a tus necesidades y úsala pero sin automatizar y programar todos los contenidos. ¡Recuerda contestar a tiempo las interacciones con tus usuarios!

Supervisarlo:

Por último, es indispensable supervisar el contenido que se publicó. Controlar cómo reacciona la gente ante el contenido es una buena estrategia para analizar si está siendo eficiente el proceso, si funciona o no y así hacer enmiendas y darle soluciones a los problemas. En este paso es importante darle seguimiento a las publicaciones y contenido a través de una planilla de control. Este archivo servirá para ver si se están cumpliendo con las metas planeadas desde el principio del proyecto y te ayudará a continuar con tu estrategia plasmada o implementar una de mejora.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.